El esquí de fondo o esquí nórdico, tiene su origen en los países nórdicos, dónde las grandes extensiones nevadas permiten desplazarse encima de planchas de madera, deslizándose sobre la nieve. En el siglo XX se ha consolidado como disciplina deportiva y se practica en los países del Norte de Europa, Rusia, Canadá y otras regiones del norte de estados unidos.

 

También en el Pirineo Catalán, aunque por nuestra geografía la práctica de este deporte se ve un poco limitada. Las estaciones de esquí de fondo que tenemos en nuestro territorio están a poca altura y son de recorridos interesantes pero lejos de grandes explanadas.  

 

Es una actividad ideal para los amantes de la naturaleza, ya que fuera de grandes aglomeraciones, las estaciones de Cataluña nos proporcionan circuitos de más o menos dificultad entre bosques y entornos poco frecuentados.  

 

Es una actividad muy completa, ya que entra en juego todo el cuerpo, piernas, brazos y tronco, sólo se necesita una buena coordinación de cuerpo y respiración, para aprovechar el impulso al máximo consiguiendo el mayor desplazamiento con el mínimo esfuerzo, de la manera más aoerodinàmica posible.  

 

Es una actividad muy saludable que necesita de una buena preparación física si se quiere practicar correctamente. Mejora el sistema cardiovascular y la resistencia aeróbica sin peligros de sobrecarga, con lo que su práctica es muy recomendable.

MODALIDADES PARA LA PRÁCTICA DE ESQUI DE FONDO

Existen en el esquí de fondo o esquí nórdico, dos modalidades:  

 

La modalidad de clásico o de paso alternativo es la más tradicional y sencilla de aprender. Se aprovecha el movimiento que hacemos naturalmente al caminar, añadiendo el deslizamiento y la fuerza de los brazos a través de los bastones que utilizamos para avanzar. Generalmente se practica en rutas trazadas por máquinas que dibujan un recorrido de dos raíles en paralelo, conocidos como trazas, y en los que encajamos cada uno de los esquís, facilitándonos el equilibrio y el desplazamiento, evitando que los esquís s 'entrecruzado.

La propulsión y el deslizamiento se basa en un sistema de retención o anti-retorno que nos proporciona la misma suela en forma de microescates, o una cera, adecuada y correctamente aplicada en la parte inferior de la suela. Últimamente se están introduciendo sistemas de retención con pieles de foca artificial.  

 

La modalidad de patinador (o skate) es más técnica, y de velocidad. Consiste en aprovechar el propio impulso, un poco como en el patinaje sobre hielo, aprovechando el movimiento divergente efectuado desde el borde interior del esquí en una sucesión de pasos en forma de V que permiten al esquiador deslizarse en superficies no trazadas.